lunes, 19 de mayo de 2014

Colombia y su circo electoral


Se acerca la hora de votar, los candidatos intensifican su campaña y es mas frecuente ver publicidad de cualquiera de ellos en todos los medios de comunicación habidos y por haber. A una semana cada día parece ser mas decisivo que el anterior, y con el pasar de estos, un escándalo sucede para enlodar al candidato rival, esta parece ser la premisa que siguen la mayoría para subir en las dichosas encuestas. Entretanto el ciudadano normal se ve en medio de este tropel político, y en el peor de los casos este aviva el fuego en toda reunión social.

Cada vez es mas difícil escoger cual de los candidatos es el mas adecuado para el país, en primer lugar porque ninguno de los 5 candidatos propuestos han centrado sus debates en las ideas que desean presentarnos sino que están concentrados en subir en las encuestas a cualquier precio, a estas alturas del partido, como se dice coloquialmente, ningún candidato quiere responder aquellas preguntas básicas como: ¿Que haría usted por la educación?, o ¿Cual es la prioridad de su gobierno? e incluso algunos, ni siquiera acuden a los "debates" que se organizan en distintos medios de comunicación, así uno se pregunta ¿Como desean construir país?, ¿Como se enteran de nuestras necesidades?, lo que si tenemos claro los ciudadanos es que ellos tienen todas las de ganar, somos nosotros los que a ultima hora terminaremos pagando los platos rotos de cualquier decisión que tomemos porque simplemente no tenemos la iniciativa de informarnos, y en el peor de los casos, somos de los que pensamos en que hay que escoger lo menos peor.

El descontento en la mayoría de la población en Colombia es evidente, cada día uno ve en los distintos medios distintas encuestas en las que inflan o desinflan a algunos de los candidatos, una forma clásica de manipular al ciudadano común que en el peor de los casos tira por donde le digan, mas no donde esta convencido, y este es uno de los problemas, que a mi juicio, mas ha aquejado a este país, no nos concentramos en escoger aquel candidato que no solo nos parezca clave, que tenga unos ideales claros sino que buscamos aquel candidato que supone ser mas generoso, mas "bonito" o en el peor de los casos solo, con mas pinta de presidente.

Como cualquier ciudadano en este país, he sido víctima del circo electoral, un acto en el que es ley la premisa maquiavélica de "el fin justifica los medios", un acto en el que es ley la incoherencia ideológica, pero sobretodo un acto en el que el idiota latinoamericano, centra todas sus energías en un fanatismo político sin sentido, un fanatismo tan igualmente peligroso como tener un arma cargada y lista para hacerte daño, un fanatismo mucho mas ruin y dañino que el mismo fanatismo religioso, un fanatismo sin sentido que lo único que persigue es todo aquello que criticamos en los países vecinos, la polarizacion. Es triste pensar, que los políticos que han tenido sometido a este país por décadas, son los que al fin de cuentas les es afín a sus intereses ese fanatismo exacerbado, causar polarización es una de sus mas grandes armas con las cuales muchos pretenden quedarse en el poder ya sea, directa o indirectamente y esto es lo que al fin de cuentas es lo que interesa, depende de cada uno de nosotros seguir o cambiar esta historia.

Pero es mas triste aun ver, que mientras sucede este fanatismo político, cada uno de los distintos "mesías" políticos de este país cambian su dignidad por unos cuantos millones, por unos cuantos puestos que ofrece el otro candidato de turno, o simplemente, cambian su dignidad por perseguir los ideales de las grandes mafias gubernamentales de las que tanto criticaban y enlodaban durante sus periodos de gobierno. Finalmente depende de cada uno de nosotros permitir o no esta situación, ojalá algún día la gente se de cuenta que seguir ciegamente a un político en Colombia, sea cual sea su ideología (en algunos casos es difícil saber su ideología, porque son ampliamente cambiantes en sus opiniones e ideas) es tan dañino como el sida o como el cancer, puede que este sea a fin de cuentas una de las causas de ese gran cancer que sufre este país, ojala algún día votemos con convicción y que al final, a pesar de las dificultades dejemos esta polarización que nos esta carcomiendo. No pretendo influir en su ejercicio democrático, simplemente quiero pedirle, si va a votar tome una decisión pensada para el pais, una decisión concienzuda, una decisión a la que al final usted no se arrepienta. 


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario