lunes, 24 de noviembre de 2014

¿Quitarle 3 ceros al Peso?

Desde hace varios años en Colombia se ha venido sosteniendo un duro debate en las altas esferas de la autoridad económica del país sobre la "necesidad" de borrar los 3 ceros de la moneda, esto pues dando como argumentos principales: una supuesta facilidad de contabilidad de las empresas,  la necesidad de transmitir un mensaje al exterior de que acá la situación si esta "bien" y sobretodo presentar una mayor agilidad en las cuentas del comercio exterior. Pero, ¿Qué tan viable es este proyecto?, oficialmente no se han hecho proyecciones sobre el tema no obstante, algunos expertos tildan a este proyecto como un proyecto inútil e inoportuno; quitarle los tres ceros al peso colombiano no solo es una idea realmente costosa de manera intuitiva si tenemos en cuenta que el dinero en efectivo en circulación es de aproximadamente 45 billones de pesos (cifras aproximadas hasta primer trimestre de 2014) esto sin mencionar que desde hace dos años, el emisor ha cambiado la imagen de las monedas para hacerlas mucho mas seguras y mucho mas baratas de producir, quitarle los tres ceros al peso no solo significaría que habría un gran periodo (apoximadamente de 5 años) de confusión contable en el que convivirian la denominación antigua con la nueva (algo inevitable si llegase a prosperar el proyecto) lo cual si haría realmente engorroso el proceso de contabilidad de las empresas y las cuentas nacionales, sino que habría una inmensa cantidad de dinero por este cambio botado literalmente a la basura, aproximadamente 220.000 millones de pesos

¿Es realmente necesario gastar esa inmensa cantidad de dinero cuando el país atraviesa por una dura situación fiscal?, quitarle los 3 ceros al peso no solo creara una espejismo de una economía aparentemente solida cuando esto ocurra sino que quizas las alzas impositivas se harán mucho mas necesarias para los periodos siguientes, de alguna manera, el gobierno deberá buscar el dinero necesario no solo para cubrir el actual deficit fiscal sino que tendrá que buscar como reponer esos 220.000 millones o mas (ya que es una estimación empírica) producto de un proyecto inútil simplemente por dar una apariencia que realmente no es. El presupuesto anual se ira incrementando de manera exponencial en el transcurrir del tiempo si tenemos en cuenta esta posible situación ¿Quedará dinero para sostener en el tiempo temas como el 1% del PIB para la educación?, ¿Habrá dinero para sostener el llamado "postconflicto"?.

Históricamente la moneda colombiana no ha tenido que sufrir cambios bruscos como si lo han tenido que hacer algunos paises de la región por cuenta de problemas inflacionarios, ese es el caso de Brasil, Perú o Ecuador por mencionar algunos casos, la gestión del banco de la república en el mantenimiento de la inflación con el sistema de denominación actual de la moneda ha sido uno de sus mayores logros desde que la política cambiaria dejó de ser un dolor de cabeza mayúsculo para el emisor, quizas este sea uno de los argumentos mas solidos en contra de este inútil proyecto de ley por lo tanto no solo no tendría un impacto significativo desde el punto de vista de la política monetaria sino que muchísimo menos un impacto sobre el crecimiento de la economía nacional en cuanto a si esto haría crecerla.

Por otra parte, los costos que asumiría el sistema financiero y el sector privado serian mucho más grandes no solo porque la carga impositiva que tendrían que asumir seria mucho mayor dado que el gobierno buscaría reponer los costos de la implementación de este proyecto en el mediano plazo, sino que todo el sector debería acogerse a adquirir modificaciones a sus paquetes tecnológicos que permitieran adaptar toda su contabilidad al nuevo sistema, situación que en algunos casos puede ser de inmensa cuantía un sacrificio en el que se tendría que poner en juego el empleo ya que cualquier impacto en los costos de las empresas y en el sistema financiero, puede poner a fluctuar las cifras de empleo en el país, ademas de que tendrian en algunos casos que redondear los precios de los productos y servicios que ofrece el sector privado por lo cual habria que considerar un monto signficativo en perdidas que estarán presentes en todo el proceso de transición de la nueva denominación de la moneda.

Bajo esta hipotética situación vale la pena recordar ¿Es realmente necesario una modificación radical en la denominación monetaria del país?, ¿Esta el país preparado financieramente para cubrir un nuevo hueco fiscal de esta gran magnitud?, Ojalá el gobierno y en particular el ministerio de hacienda busque la manera de dedicarse a temas que realmente son prioritarios y que demandan una mejor atención de la autoridad monetaria, como por ejemplo la sostenibilidad financiera y mejora en el sistema de salud, la sostenibilidad a largo plazo del presupuesto en educación y el apoyo financiero al sector agricola.


Licencia Creative Commons

lunes, 17 de noviembre de 2014

Esperando una epoca de vacas flacas

Vaca flaca
La economía colombiana está presentando unos serios síntomas de que se avecina una época de “vacas flacas”, uno de estos tiene que ver obviamente de los bajos precios del petróleo pero mas allá de esto, esta el problema del hueco fiscal problema seriamente grave teniendo en cuenta que una crisis fiscal puede obligar a un tiempo de austeridad y por ende a un tiempo de desaceleración de la economía; pero bueno, hay que tener en cuenta que actualmente en el país hay 2 “motores” claves que están impulsando toda la economía nacional que son 1. La inversión publica y privada y 2. el sector de la construcción; en primer lugar, los grandes proyectos de infraestructura que se vienen gestando han impulsado serios signos de crecimiento económico (mas exactamente en estos últimos 3 años) esto con el aumento de las regalías en algunas zonas del país y los megaproyectos de vivienda ademas obviamente de un buen ambiente inversionista quizás con esperanza de un posible éxito del proceso de paz (aunque hoy no podría estar muy seguro de esto), en segundo lugar el crecimiento importante del sector de la construcción llamado tanto desde la parte de proyectos públicos como los que se están gestando en este gobierno y el crecimiento de grandes proyectos de construcción de conglomerados privados.

Precisamente son estos dos temas los que pueden ser mas sensibles a una época de vacas flacas teniendo en cuenta el hueco fiscal actual que es de aproximadamente 12,5 billones de pesos y las perdidas de los ingresos por cuenta de las caídas del precio del petróleo representan un 1% del PIB, son ingresos importantes que valdrá la pena poner atención como el gobierno pretendera buscarlos con la nueva reforma fiscal prevista para el próximo año al final los que terminaran pagando los platos rotos de esta desafortunada situación serán los mismos de siempre, las empresas que serán altamente gravadas con engorrosas modificaciones de los impuestos existentes y las personas naturales que verán como una porcion importante de sus ingresos se ira vía impuestos cada año una porcion mucho mas grande.

¿Esta el gobierno consciente de esta situación? parece ser que no o por lo menos quieren disimular la cuestión a cualquier precio, es obvio que gran parte de los ingresos del país proviene de las utilidades que deja el petróleo a travez de ecopetrol, y son ingresos muy difíciles de sustituir en su totalidad, si bien es cierto la producción ha aumentado significativamente (en octubre se llego a un millón de barriles diarios) no es claro si esa producción logrará suplir el faltante de esos ingresos. ¿Que pasa en la economía colombiana si el precio del petróleo sigue cayendo?, el país depende demasiado del petróleo eso se puede observar claramente en las proyecciones de ingresos para los proximos años donde se situaba el precio del petróleo cercano a los 100 dólares para lo cual, con base en esto se realizaron las proyecciones de presupuesto para el mediano plazo pero con las recientes fluctuaciones del precio del crudo dichas proyecciones deben ser rediseñadas, y los ingresos faltantes deben ser buscados de alguna parte, aunque por otro lado si el precio del dólar sigue subiendo como lo esta haciendo en este momento, seria interesante saber si este aumento de alguna forma ha amortiguado este deficit o incluso los lograra cubrir, desafortunadamente esto solo lo diran los mercados.

El presente panorama dista mucho de tener una solución estructural aunque el problema fiscal lo sigue siendo, las reformas fiscales en el país siempre durante cualquier gobierno han sido diseñadas para contener problemas temporales de ingreso con lo cual el problema ha seguido creciendo con el pasar del tiempo ¿Que se debe hacer entonces? rediseñar la estructura fiscal del país de tal forma que sea muy fácil evidenciar a los evasores para tengan castigos ejemplares, actualmente la evasión que según cifras de la DIAN podrían sobrepasar aproximadamente los 20 billones de pesos es un problema mayúsculo que agravan la perspectiva fiscal de mediano plazo. Recientemente la DIAN ha tomado cartas en el asunto y ha logrado recaudar importantes sumas de dinero todavía hay muchas dificultades para frenar esta actividad ilegal.

Es claro que no es tan fácil rediseñar la estructura fiscal del país, y mucho menos que sea de forma inmediata, pero si es claro que la forma de recaudo no es del todo sencilla y que facilita la evasion, es por eso que es necesario tener en cuenta que el problema es un problema estructural y que es necesario la voluntad política de los gobiernos que procedan para apuntar a la solucion de este problema. Con todo esto y demás, es claro que vendrán épocas de vacas flacas, habrá que apretarse el cinturón, esperar los nuevos montos de impuestos, Ojala alguna día haya una ofensiva contra la corrupción que demasiados recursos se lleva cada año.

Licencia Creative Commons